Día treinta y tantos de aislamiento “voluntario”

24 abril, 2020 • Juicos Safios, OPINIONES • Views: 222

https://www.google.com/adsense/new/u/3/pub-7892208965739514/home?hl=en-US&signup-no-redirect=true
https://www.google.com/adsense/new/u/3/pub-7892208965739514/home?hl=en-US&signup-no-redirect=true

Por: Mr. B.

Cualquier lugar del que no sales es una prisión.” cita de la cinta “Amor y Letras”  2012

 

Día treinta y tantos… de aislamiento “voluntario” y mi cabeza comienza a pensar con mayor claridad, cuando todo esto comenzó, creí por un momento que con el paso de los días me invadiría la ansiedad, el estrés y en definitiva en un momento determinado… la locura. Durante las primeras semanas divagaba planeando todo aquello que siempre quise hacer y no logré, simplemente por “no tener tiempo”, me levantaba tarde pensando “total, nunca hay tiempo para descansar, pero hoy… ¿qué prisa tengo?”.

Durante la tercera o cuarta semana  ya no era fácil la convivencia con los que me rodeaban, todos estábamos irritables y susceptibles, hubo incluso momentos en los que juré que puerta adentro, lejos del alcance de aquel intempestivo virus que tanto temor había ocasionado, se soltaría inevitablemente un pandemonium. Afuera, médicos, enfermeras y no sé cuanta gente más, estaba librando una guerra contra el microorganismo, otros, los menos conscientes, creían que los que peleaban sanando a los que habían contraído la enfermedad, eran el enemigo, otros tantos no tenían irónicamente tiempo de pensar en esa dura pelea, pues tenían que librear la propia y vencer al enemigo de la crisis económica producto de aquella guerra.

Por mi parte como ya lo he dicho, enfrentaba la mía propia al interior de casa, sin embargo y a pesar de estar casi seguro que perdería la cordura en cualquier momento, hoy, treinta y tantos días después de que empezó este aislamiento, lejos de perder la razón, comencé a pensar con mayor claridad.

Gente era testigo mediante las redes, sí, esas redes que nos habían aislado unos a otros hacía quizá una década o menos, que la naturaleza se auto reparaba al reducirse considerablemente la intervención de una de sus especies, si, aquella auto proclamada como la especie dominante, la especie humana (ja, ja, ja).

Un gran cardumen de delfines surcando el pacífico, cocodrilos bajando de los manglares a las playas, cielos más azules, menos contaminación, y por Dios… la recuperación del hoyo en la capa de ozono. Pero eso no fue todo, no… Dentro de mi temporal cordura descubrí que la misma naturaleza se encargó de frenar nuestra vida acelerada, de enseñarnos que aún que el mundo de afuera es muy atractivo y tentador, el hogar es el sitio más seguro y que el mejor sistema de comunicación por excelencia es el de persona a persona.

Día treinta y tantos… de aislamiento “voluntario” y le encontré sentido a la frase que decía mi madre cuando adolescente, insistiendo en que el teléfono era para acortar distancias y no para alargar conversaciones; descubrí que la tecnología es una herramienta, no un estilo de vida.

Día treinta y tantos… de aislamiento “voluntario”, y dicen afuera que lo peor está por venir, yo creo que no, yo creo que lo mejor esta por venir, por que si en treinta y tantos días he descubierto todo esto, imagínate cuanto aprenderé en treinta y tantos días más de AISLAMIENTO VOLUNTARIO.

2 Responses to Día treinta y tantos de aislamiento “voluntario”

  1. Humberto Bautista Dimas dice:

    Tienes mucha razon, aunque esto es una catastrofe mundial nos esta dejando una enseñansa muy grande, esta era la unica menera de paralizarnos igual que en las guerras mundiales solo que aqui la guerra es el humano contra un enemigo invisible, nunca nos imaginamos que esto prodria pasar, porque nadie que se encuentra con vida en el planeta ni el mas viejo habia pasado por una pandemia, esperemos poder contenerla para que en un futuro nos recuerden como los que enfrentamos la tercera guerra mundial y la ganamos para que las proximas generaciones puedan expresar sus sentimientos sin restricciones.

    • Redacción dice:

      Así es Humberto, en definitiva una especie “pensante” tendría que ser también consciente y cuidar su entorno, pues quizá así se reducirían las auto amenazas que como especie nos infringimos al alterar constantemente el curso y proceso natural de la evoluvción.