Cumplimentan orden de aprehensión por Robo y Secuestro Exprés

Elementos adscritos al Grupo de Mandamientos Judiciales de la Comisaría General de la Policía de Investigación, en colaboración con sus homólogos del estado de Querétaro, dieron cumplimiento a una orden de aprehensión que fue girada por el Juez Segundo Penal de Aguascalientes, en contra de Víctor Alfonso N N, por su probable participación en los hechos delictivos de Robo Calificado y Secuestro Exprés.

La coordinación de las autoridades se efectuó derivado de que, el indiciado dentro del expediente fue detenido por un ilícito diverso en aquella entidad, posteriormente obtuvo su libertad y, al tener conocimiento de que sobre él pesaba una orden judicial en nuestro estado, se logró aprehenderlo para que se resolviera su estatus legal, por lo que, Policías Investigadores, a la Fiscalía del Estado de Querétaro, con el objetivo de realizar los trámites correspondientes y remitirlo ante la Autoridad Jurisdiccional.

Los hechos que motivaron la causa penal, tienen origen derivado de la denuncia interpuesta el día 18 de noviembre del 2015, en la que, la primera víctima, (empleado de una empresa de materiales triturados) relató, que, siendo aproximadamente las 07:15 horas, conducía un vehículo de motor tipo tracto camión de la marca Kenworth Kenmex, con placas de circulación del estado de Aguascalientes, enganchado a una góndola color rojo, con identificaciones locales.

La unidad se dirigía a la comunidad de Garabato, donde fue cargada con grava y continuó su trayecto; cabe señalar que, en el sitio, el chofer se encontró con otro de sus compañeros de trabajo, quien conducía un vehículo de las mismas características, siendo que la góndola enganchada a este, era de color blanco.

Luego de estar con la carga completa, la víctima se retiró del lugar y se desplazó a bordo del móvil, hacia San Francisco de los Viveros, donde realizó la descarga del material correspondiente.

Posteriormente, dirigió su trayectoria hasta la Carretera Estatal 15, que es la que conduce de la comunidad de San José de la Ordeña hacia Jaltomate; siendo que, alrededor de las 09:30 horas, al ir circulando a la altura del kilómetro 5 del camino, el transportista, se percató que su compañero venía circulando sobre la misma carretera, pero en sentido opuesto, pues apenas se dirigía a realizar la descarga de la grava.

De pronto, el conductor se percató que dos vehículos se encontraban siguiéndolo; el primero un Nissan Sentra en color blanco y el segundo un Nissan X-Trail en color rojo.

En la persecución, la víctima, notó que al interior del vehículo en color blanco, se encontraban el probable responsable, en compañía de tres sujetos más, quienes aceleraron la marcha y se le emparejaron, para posteriormente comenzar a gritarle que se detuviera; al voltear, el ofendido, se percató que portaban armas de fuego, lo que lo alarmó y detuvo su marcha.

Acto seguido, los sujetos se ostentaron como elementos ministeriales y le exigieron que abriera el cofre, puesto que le realizarían una revisión, por lo que el chofer descendió de la cabina y procedió a intentar abrir el cofre; momento en que uno de los sujetos participantes, se aproximó a él por la espalda y le colocó un arma, exigiéndole a través de comandos soeces que subiera al camión para apoyarlos con lo que ellos le solicitaran, percatándose en ese momento la víctima, que los sujetos no eran elementos de ninguna corporación.

El conductor del camión de triturados, acató la orden y abrió el cofre; le cuestionaron sobre si la unidad tenía GPS, a lo que respondió en forma positiva, argumentando que no tenía diésel, por lo que no funcionaría.

Posteriormente, quien realizó el cuestionamiento, le gritó a sus coimputados que bajaran al chofer del tracto camión, por lo que, los sujetos le hicieron descender de la cabina y comenzaron a apuntarle con un arma, obligándolo a ingresar al vehículo Sentra en color blanco.

Fue en ese momento que el ofendido, se percató que los sujetos, habían detenido también a su compañero de trabajo, por lo que comenzó a forcejear para intentar escaparse, sin embargo, no se pudo zafar de ellos, observando que los hombres ya tenían cautivo al chofer del otro camión de triturados, por lo que dejó de insistir en escapar, al tiempo que fue golpeado en la boca con un arma de fuego, por uno de ellos.

Posteriormente, dos de los participantes, lo obligaron a caminar e ingresar al vehículo Sentra por el lado del copiloto en la parte de atrás y una vez al interior, le pidieron que se recorriera, haciéndolo de ese modo, momento en el que también ingresaron al vehículo a su compañero de trabajo.

Atrás, acompañándolos, se subió uno de los participantes, quien comenzó a golpearlos en repetidas ocasiones, sumándose a la agresión un sujeto diverso, quien los golpeó desde la parte de afuera de la unidad de motor.

Posteriormente, ingresaron dos sujetos más a la unidad y comenzaron a circular, (quedándose en el sitio un grupo de sujetos al cuidado de los tracto camiones), dando vuelta en “u”, con dirección a San José de la Ordeña, obligando a ambas víctimas a que se agacharan para que no vieran el trayecto; en determinado momento, fueron obligados a descender de la unidad y caminar por la orilla de la carretera, llegando hasta una zona donde se encuentran unos mezquites, donde los acostaron boca abajo y les amarraron las cintas de los zapatos entre sí, para que no pudieran escapar.

Uno de los intervinientes se quedó al cuidado de las víctimas, quienes a partir de ese momento se encontraban privados de su libertad; transcurridos varios minutos, regresaron los copartícipes del ilícito, quienes amedrentaron a los choferes, refiriéndoles que los matarían en caso de que los sujetos que se quedaron al cuidado de los camiones fueran descubiertos.

Tras consumar el robo de los vehículos de motor, un sujeto que estaba con las víctimas, les indicó que, tras media hora, podrían desatarse y escapar, haciéndolo de esa forma, con lo que comenzaron a caminar por el monte, donde encontraron a dos mujeres a quienes les solicitaron ayuda para llamar a la policía, accediendo a la petición, enseguida los apoyaron para llegar hasta el sitio donde tuvieron a la vista los tracto camiones de los que horas antes habían sido despojados; minutos después arribaron al sitio elementos de la entonces Policía Ministerial, quienes los auxiliaron, iniciando de ese modo las diligencias pertinentes en el lugar de los hechos.

De este modo, el Agente del Ministerio Público adscrito a la entonces Dirección de Averiguaciones Previas, ordenó que se comenzaran las pesquisas, lo que motivó un arduo trabajo de investigación para el esclarecimiento del hecho, obteniendo la identidad de los probables responsables.

De este modo, se realizaron las acciones pertinentes para ubicar Víctor Alfonso N N, logrando su localización en colaboración con los elementos de la Fiscalía Querétaro, por lo que se le trasladó ante el Órgano Jurisdiccional en Aguascalientes, a efecto de que sea resuelta su situación jurídica conforme a lo dispuesto por los ordenamientos legales que corresponden al Sistema Tradicional.

Finalmente, cabe señalarse en este comunicado, que, por los mismos hechos, uno de los copartícipes del indiciado, de nombre Ociel Suárez Domínguez, se encuentra sentenciado a 51 años de prisión.